lunes, 18 de enero de 2010

PHIL TRIM (1979)


Phil Trim es ya un conocido del blog, ya han aparecido dos sencillos que yo recuerde de éste ex- Pop-tops. Ron y coca-cola no es una canción original suya, ya le pesaban al tema original, al menos según los datos que he contrastado, unos 20 años. Pero estamos hablando de finales de los '70, y muchos temas que originariamente eran temas lentos o fox-trots, aparecen cortados por el patrón discotequero. Phil Trim, sin ir más lejos, en el '78 grabó una versión disco del Mamy Blue.
Como comentaba en una entrada anterior, creo que se le pierde la pista a mediados de los '80, y que en la actualidad trabajaba como guarda de seguridad. Y ahora, si ustedes me lo permiten, me gustaría llevarles por un momento a una reflexión. ¿Cómo es posible que un señor que durante más de una década fue conocidísimo en el panorama musical español, malviva como un guarda de seguridad? ¿Cómo es posible que? ¿No se supone que esa sociedad conspiradora que nos persigue con un canon bajo el brazo y que pronto nos va a cobrar por cantar en la ducha o chasquear los dedos de forma rítmica si estiman se parece a alguna canción conocida tendría que apoyar a las viejas glorias aunque no sean cansautores, asesorarlos e incluso darle alguna parte que estimen le corresponda de lo que cobran por sus interpretaciones? Porque yo creo que en caso de que reciban algo pese a no ser autores, debe ser una cosa efímera cuando muchos más intérpretes de los que nos creemos viven en la situación de la gente más obrera. Luego hay otros que empiezan a chorrear baba y defienden a capa y espada a una sociedad general que se supone vela por sus intereses (... ¡y un jamón de Trevélez!). He ahí el problema, que se acaba por meter en el mismo saco a los cuatro crápulas que pretenden vivir por el resto de su vida de una canción, por no hablar de otros que van de progres, como aquel que nos recordaba incesamentemente que el abuelo fue picador, que un Travesti se llamaba Gaspar (situación que comparaba con los monos de Gibraltar), que ahí está la puerta de Alcalá, que espiaba tras la cortina a una bella bailarina, y que aunque él no lo recuerde, o haga que no se acuerda, o quiera aplicarse a sí mismo la ley de memoria histórica, su primer single (en el sello Belter) tenía una canción dedicada al dictador Franco. Luego están aquellos que no hacen jactancia de forma tan desmesurada, que dan sus conciertos pateándose el suelo patrio, traspasando los Pirineos o llegando a Latinoamérica (nuestro principal mercado musical), que cuidan bastante su producto pese a contar con unos recursos mediocres y una discográfica que apenas subsiste, o que graban sus maquetas y las cuelgan en un myspace, a la espera de que darse a conocer por esa vía. Eso es un artista que ama la música, el resto, no merecen sino la consideración de unas sanguijuelas que han visto una veta de ricos minerales en los derechos de autor. Soy consciente de que posiblemente un día de estos -y probablemente no muy lejano- no pueda guiarles por una revisión de buena -o en su defecto de interesante- música, así que aprovechad el tiempo que nos quede. Eso sí, en caso de que me cierren el blog, no tardaría en crear otro desde el que despotricar de forma continua contra aquellos que siendo defensores de la cultura, pretenden su elitización. Así están las cosas, el Miniasterio de [in]cultura y la ley de Economía Sostenible, que en mi opinión, lo que hará es que el panorama musical deje de sostenerse en la cuerda floja en la que actualmente está, para estrellarse contra el frío y duro suelo, pero por si fuera poco, encima dirán que la culpa es nuestra.

Enlace

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Nice fill someone in on and this fill someone in on helped me alot in my college assignement. Thanks you for your information.

Yayo Salva dijo...

¡Cla, clap, cla...! (aplauso). Magnífica alocución.

Anónimo dijo...

Easily I acquiesce in but I think the list inform should acquire more info then it has.