domingo, 23 de mayo de 2010

JOSÉ VÉLEZ (1978)


El canario José Vélez tuvo sus 3 minutos de gloria en Eurovisión el 22 de Abril de 1978, única vez que el festial de la Eurovisión se ha celebrado en París hasta el día de hoy. Lo realmente atractivo de esta entrada, es que España, al igual que este año, se atrevió con un vals, un vals estupendo que invita a bailar y a pegar saltitos. Qué quieren ustedes que yo les diga, junto con "Amanece", es mi canción preferida de la década de los '70 de España en Eurovisión. El tema musical es que para mi gusto, aún con un sonido limpio, la orquesta ese año, frente a los cacharrazos de La Haya '76, había una sobrerrepresentación de la cuerda, o falta de percusión, aún así, era el encanto de las orquestas, que nunca te daban el sonido del disco, si el artista o la canción eran malos, hacía aguas, si el intérprete era bueno, la canción estaba bien construída y bien arreglada, aquello superaba con creces el disco. Aún así, José Vélez estuvo magistral. Creo que se mereció algo más que ese 9º puesto, a mí personalmente, grecia en su 8º lugar, con un punto más que España, me sobraba ese año, lo mismo que el tema francés, que destilaba caspa y sosez, y quedó 3º, cuando Bélgica, que terminó en 2º puesto, era mucho mejor. Aquel año las Baccara por Luxemburgo quedaron en 7ª posición, y gano Izhar Cohen con los Alpha-Beta y el Ah-Bah-Nee-Bee o como se escriba originalmente. La canción monegasca, que también está en algún lugar de este blog si mal no recuerdo, Les Jardins de Monaco, 4º lugar, es otro temazo de éste año. También fue el año de la payasada noruega del Mil Etter Mil, con un 0 más que merecido, o los Ricchi e Poveri por Italia, consiguiendo un 12º puesto.

Esto es , a grandes rasgos, Eurovisión 1978. Podría escribir mucho más, pero para eso me remito a ésta columna y su continuación.

Enlace

1 comentario:

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo con tu apreciación sobre la actuación de José Vélez del año 1978. A mí también me parece magistral, perfecta, lo que ya es difícil teniendo en cuenta el tema tratado, un vals, que requiere grandes dosis de virtuosismo y calidad interpretativa. Pienso que es un cantante excelso.